Orgulloso

Orgulloso, así se siente el dueño de este perro.

Da gusto escuchar a este hombre cuando nos habla de él. Nos cuenta cómo cuida de todas las herramientas y maquinaria mientras están en el campo. Y sin haberle enseñado nada. No le han llevado a ninguna escuela de adiestramiento y, sin embargo, este perro colabora en las tareas de trabajo que su dueño realiza a lo largo del día.

A veces nos empeñamos en que los perros aprendan ejercicios inútiles o malabarismos varios y no valoramos la cantidad de comportamientos que ellos mismos, como perros, desarrollan y realizan: vigilar, guardar, avisar…

Pero este perro, no está encadenado como muchos otros. Disfruta de sus paseos por el pueblo y por los campos de alrededor.

Seguro que él también se siente orgulloso de su dueño.